Rentas compatibles con el subsidio para mayores de 52 años

Rentas compatibles subsidio

Las personas desempleadas mayores de 52 años pueden acceder a un subsidio muy atractivo; porque además de la ayuda económica, cotiza generosamente a efectos de jubilación

Sin embargo, quienes pretendan beneficiarse de este subsidio, deben cumplir una serie de requisitos, entre ellos, carecer de ingresos y rentas superiores al 75 del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) vigente.

Ya explicamos en otro artículo las rentas e ingresos incompatibles con el subsidio para mayores de 52 años. En este artículo enumeraremos las que sí son compatibles, es decir, aquellas que no se tienen en cuenta para valorar si el beneficiario supera o no el límite permitido del 75% del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Si necesitas consultar a un abogado laboralista especialista en Seguridad Social puedes escribir a través del buzón de consultas 🙂

El propio subsidio

Aunque ciertamente el art. 275 de la Ley General de la Seguridad Social no lo deja claro, la cantidad económica que cobra el beneficiario del subsidio (480 euros en 2023) no cuenta como renta.

Si contase, supondría que el beneficiario solo tendría margen para una renta de 330 euros (resultado de descontar al máximo 810 euros la cuantía de 480 euros que percibe por el subsidio). Pero afortunadamente, esto no es así.

El patrimonio propio

Tener un gran patrimonio no impide cobrar el subsidio, siempre que el mismo no genere rendimiento efectivo o rendimiento presunto, es decir, que no esté invertido o que suponga uno de los casos en los que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) aplica un rendimiento ficticio llamado presunto, por ejemplo, el capital invertido en un fondo de inversión o un inmueble distinto a la vivienda habitual.

Sin embargo, tener por ejemplo, 40.000 euros en una cuenta bancaria corriente, si no genera un rendimiento efectivo (un interés), en principio debería aplicarse el presunto, sin embargo, aunque no hay una interpretación clara y específica en la instrucción de rentas del SEPE, algunos funcionarios indican que se aplica el presunto y otros en cambio, que se aplica un interés efectivo igual a 0.

Indemnización por despido

También están fuera del cómputo de rentas las indemnizaciones por despido en su cuantía legalmente establecida.

Esta cuantía depende del tipo de despido, pero en términos generales las indemnizaciones de 20 días de salario por año trabajado por despido objetivo o colectivo y las indemnizaciones de 33/45 días de salario por año trabajado en caso de despido improcedente, no computan como renta para el subsidio.

Si se percibe una indemnización mayor, la llamada «mejora de indemnización», sí cuenta como renta. Pero hay que tener en cuenta que se valoran las rentas en el momento del hecho de causante, es decir, cuando nace el derecho a cobrar el subsidio, y no antes.

También se considera y cuenta como renta la indemnización que se percibe en virtud de la extinción de convenio por acuerdo, por ejemplo, en un plan de desvinculación, o la acordada en un contrato de trabajo (por ejemplo, para altos directivos).

Convenio especial por ERE

Tampoco cuentan como renta las cantidades abonadas por la empresa y destinadas a pagar un convenio especial a trabajadores mayores de 55 años afectados por un despido colectivo.

Prestación por hijo a cargo y ayudas a la dependencia

También están fuera del cómputo tanto la prestación por hijo a cargo que paga la Seguridad Social a personas que tienen un hijo menor de edad con discapacidad igual o inferior al 33% o mayor de edad con discapacidad igual o superior al 65%.

Igualmente, las ayudas derivadas de la dependencia reconocida personas por la comunidad autónoma correspondiente, tampoco computan como renta para el subsidio, ni para la persona dependiente, ni para su cuidador.

Indemnización por responsabilidad civil

Tampoco se tienen en cuenta para el cómputo de rentas las indemnizaciones derivadas de la responsabilidad civil para reparar daños y perjuicios sufridos por el beneficiario del subsidio para mayores de 52 años.

Por ejemplo, la indemnización por accidente de tráfico que paga la compañía aseguradora, siempre que no supere la cuantía determinada legalmente o por el juez. 

Tampoco la indemnización derivada de la responsabilidad patrimonial de las administraciones públicas.

Pensión de alimentos o compensatoria

En caso de impago de estas pensiones, no computaran como renta a efectos de subsidio. Sin embargo, hay que demostrar documentalmente el impago, lo cual se hace habitualmente mediante la oportuna demanda o resolución judicial.

Vivienda habitual

La venta de la vivienda habitual cuando genera una plusvalía, no se tiene en cuenta a efectos de renta.

La vivienda habitual tampoco genera rendimiento presunto.

Las cantidades derivadas de subvenciones para la compra o rehabilitación de la vivienda habitual no se tienen en cuenta por el SEPE para valorar el límite de rentas del subsidio.

Planes de pensiones

El capital destinado a un plan de pensiones no genera rendimiento presunto, a diferencia de otras inversiones, como por ejemplo, los fondos de inversión.

Sin embargo, en caso de rescatar el plan de pensiones, sí que se valora la rentabilidad generada por ese plan, esto es, la ganancia obtenida sin tener en cuenta el capital aportado.

Scroll al inicio