Porcentaje en la pensión de incapacidad permanente

Porcentaje pensión incapacidad permanente

Existen cuatro grados de incapacidad permanente: parcial, total, absoluta y gran invalidez. Estos dependen de la intensidad de las limitaciones que presenta la persona afectada.

Cada uno de estos grados de incapacidad tienen unas características distintas, puesto que distinta es su intensidad: invalidan parcialmente o totalmente para una profesión u oficio, o incluso invalidan para cualquier profesión u oficio.

Por tanto, es lógico que las pensiones que se pagan en cada caso sean distintas y mayor sea el porcentaje, cuánto mayor es el grado de invalidez laboral que tiene el afectado.

Cálculo de la pensión de incapacidad permanente

Salvo la incapacidad permanente parcial que lleva asociada una indemnización de 24 mensualidades equivalentes a la base de cotización utilizada durante la baja médica, el resto de incapacidades permanentes tienen reconocida una pensión, eso sí, con distintos porcentajes.

La pensión de incapacidad se calcula de acuerdo con unas normas más o menos complejas que dependen entre otros factores, de la edad del trabajador afectado y de la contingencia que origina la incapacidad: enfermedad común, accidente común, enfermedad profesional o accidente de trabajo.

Si quieres más información sobre lo anterior, puedes leer la guía que comparto. Y si no necesitas mayor detalle, puedes continuar leyendo este artículo.

Porcentaje para incapacidad permanente

Una vez calculada la base reguladora correspondiente en cada caso, se aplican dos porcentajes, que no deben confundirse: uno depende de los años cotizados durante la vida laboral y otro depende del grado de incapacidad reconocida.

Porcentaje según los años cotizados

Igual que ocurre con la pensión de jubilación, en caso de incapacidad permanente para calcular la correspondiente pensión se aplica un primer porcentaje dependiendo de los años cotizados. Cuántos más años cotizados, mayor porcentaje (principio de contributividad: más recibe, quien más aporta).

Hay que resaltar que a efectos de calcular este primer porcentaje se consideran cotizados los años que restan desde la fecha de incapacidad hasta la jubilación ordinaria.

Por los primeros 15 años cotizados el porcentaje será del 50% y por cada mes cotizado adicionalmente será el que corresponda según esta tabla:

Porcentaje para calcular la pensión jubilación en los años 2023, 2024, 2025, 2026 y 2027

Porcentaje según el grado de incapacidad

Y una vez determinada la pensión con el porcentaje correspondiente según los años cotizados, se aplica un segundo porcentaje que depende del grado de incapacidad permanente reconocido.

Descartando la incapacidad parcial, que ya hemos dicho que no tiene asociada una pensión, sino una indemnización, los porcentajes aplicables son los siguientes:

Incapacidad permanente total

Se abona un porcentaje del 55% sobre la pensión inicial calculada (base reguladora + primer porcentaje). Se trata de un porcentaje bastante reducido, pero debe tenerse en cuenta que con esta pensión de incapacidad permanente total es posible trabajar en una profesión u oficio compatible con la dolencia padecida y cobrar un salario a la vez que la pensión por incapacidad total.

Sin embargo, cuando la persona incapacitada cumple 55 años y no tiene un trabajo compatible con su pensión, siendo además poco probable que lo consiga, puede solicitar un incremento, la llamada incapacidad permanente cualificada, que aumenta el porcentaje hasta el 75% de la pensión inicial.

Incapacidad permanente absoluta

En estos casos, la compatibilidad de la incapacidad con un trabajo o actividad, no es completamente descartable, pero sí mucho más complicada, puesto que este grado de incapacidad permanente significa por definición la imposibilidad de realizar un trabajo en condiciones normales se reconoce un porcentaje del 100% sobre la correspondiente pensión.

Gran invalidez

Finalmente, para el grado de más alto de invalidez permanente, corresponde un complemento sobre la pensión.

Este grado de invalidez supone la necesidad de una persona que ayude al afectado a realizar tareas básicas de su vida, como levantarse, ducharse, salir a la calle, etc.

En estos casos se reconoce una pensión, que puede ser total (55%, 75%) o absoluta (100%), puesto que en algunas ocasiones se puede mantener la capacidad laboral suficiente para desarrollar algún empleo.

Sin embargo, se reconoce también un complemento que servirá para pagar las labores del cuidador. Este complemento será de:

  • Un 45% de la base de cotización mínima para el Régimen General, este año 2023 recordemos que es de 1.260 euros mensuales.
  • Un 30% de la última base de cotización utilizada para el cálculo de la pensión.

La suma de ambos porcentajes no podrá ser inferior al 45% de la pensión percibida por el gran inválido. En caso contrario, se incrementaría el complemento hasta ese tope.

Scroll al inicio