¿Qué son las bases de cotización?

Bases cotización Seguridad Social

Todos contribuimos a la Seguridad Social para posteriormente ser beneficiarios de pensiones y prestaciones durante situaciones protegidas, como la jubilación, la incapacidad permanente, una baja médica o incapacidad temporal, la prestación por desempleo, la viudedad o la orfandad, por ejemplo.

La cuantía de las pensiones y prestaciones de la Seguridad Social se calcula con las bases de cotización, por lo cual, es fundamental conocer las nuestras. Por ejemplo, una pensión de jubilación se calcula según las bases de cotización de los últimos 25 ó 29 años y una pensión de incapacidad permanente por contingencia común según las de los últimos 8 años.

En este artículo aprenderás qué son las bases de cotización y cómo se consiguen. También hablaremos de las bases de distintos regímenes de la Seguridad Social y sus topes máximo y mínimo para este año 2024.

Base de cotización mínima en 2024

Todos los años se establecen bases de cotización mínimas por debajo de las cuales no es posible cotizar.

Para trabajadores por cuenta ajena: la base mínima coincide con el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) por debajo del cual no se puede retribuir a un trabajador. Este año 2024 es de 1.323 euros mensuales (incluyendo pagas).

Para autónomos: existen dos bases de cotización mínimas tal y como se observa en la tabla anterior; la reducida: 735,29 euros y la general: 950,98 euros.

Trabajadores a tiempo parcial

Para trabajadores a tiempo parcial la base de cotización mínima (y también la máxima) se reducen proporcionalmente según su jornada de trabajo.

Por ejemplo, un trabajador a media jornada, tendrá una base de cotización mínima de 630 euros mensuales.

Base de cotización máxima en 2024

Todos los años se establece una base de cotización máxima. Este año 2024 es de 4.720,50 euros mensuales, tanto para autónomos como trabajadores por cuenta ajena.

Esta base de cotización máxima supone que aunque se cobre más salario (en caso de trabajadores) o se tengan más ingresos (en caso de autónomos), no se puede cotizar por encima de esa cifra, lo cual supondrá que las pensiones y prestaciones de la Seguridad Social se calculen según esa cifra máxima, aunque el trabajador cobre más salario o el autónomo tenga más ingresos.

La reforma de las pensiones de marzo de 2023 ha supuesto la eliminación progresivamente los máximos en la cotización, o al menos, aumentarlo significativamente en los próximos años, pues la base de cotización máxima a partir de 2024 se incrementará un 1,2% cada año, sumado al incremento de la inflación. Se pretende con ello recaudar más dinero para sostener el sistema. 

Sin embargo, quienes más coticen no necesariamente obtendrán una mejor pensión, pues las pensiones máximas no se incrementarán al mismo ritmo. Lo cual ha generado bastante polémica.

Las bases de cotización del trabajo por cuenta ajena

Lo más habitual y natural es cotizar a través de un empleo por cuenta ajena o por cuenta propia. Sin embargo, existen otras formas de cotizar, como veremos a continuación.

La base de cotización es una cuantía mensual. Cuando se tiene un empleo por cuenta ajena se cotiza por la totalidad de salarios en cuantía bruta, es decir, sin descontar el IRPF, incluyendo complementos salariales, como por ejemplo, la nocturnidad o la turnicidad y la parte prorrateada de pagas extraordinarias: se dividen todas las pagas del año entre doce mensualidades y se incluye la parte proporcional en la base de cotización mensual.

Sin embargo, las partidas extrasalariales no cotizan, como suplidos por dietas o kilometraje o indemnizaciones por pactos de no competencia (por citar algunos ejemplo).

Las bases de cotización de los autónomos

Los trabajadores por cuenta propia, afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cotizan según el nuevo sistema por rendimientos establecido a partir del año 2024. Aquí el BOE para quien interese.

Esto supone que un autónomo cotizará según lo que gane. Existen unas tablas divididas por tramos de rendimiento: ingresos (descontando gastos y aplicando un coeficiente corrector).

El autónomo cotizará de acuerdo con el promedio anual de su rendimiento por las bases de cotización que se observan en las tablas: cada tramo tiene un mínimo y un máximo. Y pagará una cuota mensual en consecuencia.

En este enlace se pueden observar las tablas de cotización para 2024.

¿Cómo consultar mis bases de cotización?

Las bases de cotización se pueden consultar fácilmente a través de la sede electrónica de la Seguridad Social.

La vía más sencilla es SMS: se introduce el DNI, la fecha de nacimiento y el número de teléfono, y el sistema envía un SMS al teléfono móvil del consultante con un código de 6 cifras. Introduciendo dicho código es posible consultar las bases de cotización y descargar el informe completo en PDF, en el cual aparecen nuestras bases de cotización durante toda la vida laboral.

Existen otras vías de acceso para consultar las bases de cotización: clave, PIN, certificado digital o firma digital.

Otras formas de conseguir cotizaciones a la Seguridad Social

Además del trabajo, existen variadas formas de cotizar a la Seguridad Social, a continuación vamos a citar algunas de ellas.

Prestación por desempleo

La prestación por desempleo cotiza. El valor de la cotización por desempleo es el equivalente al promedio de los 180 últimos días de cotización en el trabajo que ha causado el derecho a cobrar el paro (como se conoce coloquialmente a esta prestación).

La cotización no va unida a la prestación económica. Se cobra el 70% durante los seis primeros meses y el 60% a partir del séptimo mes. Pero se cotiza al 100% durante todo el periodo.

Subsidio para mayores de 52 años

Este famoso subsidio, a diferencia del resto, cotiza a la Seguridad Social, aunque únicamente a efectos de jubilación (no incapacidad permanente, ni otras pensiones o prestaciones).

La cuantía de la base de cotización por el subsidio es de un 125% de la base de cotización mínima, es decir, los beneficiarios del subsidio este año 2024 están cotizando por 1653,75 euros mensuales a efectos de jubilación. Además, se puede combinar con el convenio especial que explico a continuación.

Convenio especial con la Seguridad Social

Quienes estén en situación de desempleo o en otras situaciones contempladas por la norma, y necesiten cotizar a la Seguridad Social pueden hacerlo pagando sus propias cuotas mediante un convenio especial con la Seguridad Social.

Pueden cotizar por la base mínima, por la máxima (siempre que la hayan tenido un mínimo de 24 mensualidades durante los últimos 5 años) o por un promedio de las bases de cotización de los últimos 12 meses.

Para calcular la cuota a ingresar la fórmula es la siguiente:

Cuota = Base cotización x 28,3% x 0,94

Además, este año hay que sumar un 0,7% adicional por el Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI), una cotización adicional creada recientemente para nutrir el sistema de pensiones.

Convenio de cuidador no profesional

Para personas que se dediquen al cuidado de familiares con un grado de dependencia reconocido, existe la posibilidad de solicitar la cotización por convenio para cuidadores no profesionales, el cual se acompaña de una base de cotización a cargo del Estado.

En estos casos, no tienen que pagar la cuota a la Tesorería, pues la paga el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO).

Cotizarán según el grado de dependencia de la persona que cuidan:

Grados 2 y 3: por la base de cotización mínima, es decir, 1.323 euros mensuales.

Grado 1: por el 50% de la mínima, es decir, 661,50 euros mensuales.

Es posible incrementar esta base de cotización si el cuidador paga la diferencia de su propio bolsillo.

Scroll al inicio