Jubilación por la legislación anterior a la Ley 27/2011

jubilación legislación anterior

Algunas personas pueden acogerse a las antiguas normas y solicitar la jubilación por la legislación anterior a la Ley 27/2011 cuando esta resulte más beneficiosa que la actual legislación.

Se trata de personas cuyas relaciones laborales se extinguieron con anterioridad a 1 de abril de 2013 y posteriormente no han vuelto a trabajar ni a quedar incluidas en otro Régimen de la Seguridad Social (con las excepciones que se detallan más adelante).

También se puede aplicar en otros casos: por ejemplo, a personas cuya relación laboral se haya suspendido o extinguido posteriormente a esa fecha, pero por despidos colectivos, convenios o procesos concursales anteriores a esa fecha.

Se trata de la disposición transitoria cuarta, apartado 5 de la Ley General de la Seguridad Social que vamos a explicar con más profundidad en este artículo.

¿Quién puede jubilarse por la legislación anterior?

Ya se ha indicado que pueden hacerlo quienes vieron su relación laboral extinguida con anterioridad a 1 de abril de 2013, o con posterioridad, pero debido a despidos colectivos, convenios colectivos o procesos concursales aprobados con anterioridad a esa fecha.

Más allá de esta generalidad, surgen las situaciones especiales:

  • Personas que posteriormente a la extinción de su empleo, con posterioridad a 1 de abril de 2013 han trabajado por cuenta ajena menos de 12 meses o por cuenta propia (como autónomos) menos de 60 meses.
  • Trabajadores a tiempo parcial cuyo empleo es compatible con la prestación por desempleo o el subsidio.
  • Quienes estuvieron en el sistema agrario en situación de inactividad.

Jubilación ordinaria con la legislación anterior a la Ley 27/2011

Quienes pueden acogerse a la legislación anterior, pueden verse beneficiados por las normas de acceso o cálculo de la pensión, puesto que la normativa anterior de jubilación era menos rigurosa que la actual, veamos las diferencias principales:

Edad de jubilación

Actualmente es conocido que la jubilación solo es posible a los 65 años si se cuenta con más de 38 años cotizados (para 2024), en caso contrario debe posponerse hasta los 66 años y 6 meses.

Sin embargo, la ley anterior no contemplaba este corte en la edad de jubilación, por lo que cualquier persona con 15 años cotizados puede jubilarse con 65 años.

Porcentaje aplicable

Además, 35 años cotizados eran suficientes para conseguir una pensión equivalente al 100% de la base reguladora.

Periodo de cotizaciones computables

El periodo de cotizaciones que computaba para el cálculo de la pensión de jubilación es de 15 años y no de 25 ó 29 años, como en la actualidad.

Jubilación anticipada

La jubilación anticipada con la legislación anterior a la Ley 27/2011 también era más laxa. Quienes han estado desempleados desde 1 de abril de 2013 pueden acogerse también a las normas de jubilación anticipada anteriores a la Ley 27/2011.

Según las anteriores normas, 30 años eran suficientes para solicitar una jubilación anticipada a los 61 años. Cualquier persona que no hubiese dimitido voluntariamente en su trabajo podía acogerse a la jubilación anticipada involuntaria.

Los coeficientes reductores se contaban por años, dependían de los años cotizados durante toda la vida laboral y eran los siguientes:

1.º Entre 30 y 34 años cotizados: 7,5 % por año anticipado.

2.º Entre 35 y 37 años cotizados: 7 % por año anticipado.

3.º Entre 38 y 39 años cotizados: 6,5 % por año anticipado.

4.º Con 40 o más años cotizados: 6 % por año anticipado.

Si quieres conocer las actuales normas de jubilación anticipada, puedes leer los siguientes artículos: Jubilación anticipada voluntaria / Jubilación anticipada involuntaria.

Derecho a la mejor opción

El futuro pensionista no está obligado a asumir la jubilación de acuerdo con la legislación anterior a la ley 27/2011. Se trata de una opción que aplicará automáticamente el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) cuando resulte más favorable para el pensionista, y en caso contrario, descartará, aplicando la legislación vigente. 

Esto precisa de un doble cálculo, uno con las normas pasadas y otras con las actuales, y el reconocimiento del mejor resultado para el pensionista, eso sí, con todas sus consecuencias, no se puede aplicar parte de una norma y parte de la otra.

Scroll al inicio