¿Se puede renunciar a la jubilación?

Renunciar jubilación desistimiento

Hasta la fecha existía la idea de que, una vez solicitada, no se podía renunciar a la jubilación, o más bien dicho, a la pensión reconocida.

No me refiero a posibilidades contempladas por la normativa que permiten trabajar después de la jubilación, sino a una renuncia de la pensión de jubilación reconocida, para solicitarla más adelante, cuando las circunstancias del interesado sean más favorables y el resultado de la pensión, más elevado.

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo que compartimos en este artículo, ha reconocido esta posibilidad. Y aunque algunas sentencias ya la habían reconocido con anterioridad, el asunto era turbio, pero ahora, la citada sentencia del Supremo, unifica la doctrina.

¿Cuándo es posible renunciar a la jubilación?

Imagina que has solicitado la jubilación pero no te esperabas una pensión tan reducida y te planteas si hubiese valido la pena esperar un poco más para jubilarse y así conseguir mejores condiciones.

Una sentencia del Tribunal Supremo ha reconocido la posibilidad de renunciar a la pensión de jubilación reconocida para solicitarla nuevamente en otra fecha distinta, cuando las circunstancias del interesado sean más favorables.

El Tribunal Supremo argumenta que no se trata de una renuncia en sentido estricto, pues no se está rechazando un derecho reconocido como la jubilación, lo cual no cabría de acuerdo con el art. 3 de la Ley General de la Seguridad Social.

Lo que se hace es renunciar a una pensión de jubilación reconocida en determinada fecha y con determinadas condiciones, quedando abierta la puerta a solicitarla más adelante, cuestión que no está contemplada en nuestro ordenamiento jurídico, pero tampoco está prohibida. Motivo por el cual, sostiene el Tribunal, que en una interpretación flexible, debe reconocerse la posibilidad.

Jubilación demorada

Recuerda el Tribunal que la jubilación en la edad ordinaria no es obligatoria, pudiendo el interesado retrasarla si esa es su voluntad.

De hecho, nuestra propia normativa reconoce ventajas e incentivos por retrasar la jubilación más allá de la edad ordinaria que corresponda a cada uno: 65, 66 ó 67 años, según el tiempo cotizado durante la vida laboral.

Es posible conseguir un porcentaje adicional del 4% por cada año cotizado adicionalmente; un complemento económico extra en pago único, o una combinación de ambos.

Publicidad: Si quieres saberlo todo sobre la jubilación, no te pierdas mi nuevo libro De cara a la jubilación: información actualizada y adaptada a las últimas reformas + consejos para que tu pensión sea la mejor posible. Click en la imagen para compararlo:

Retrasar la jubilación anticipada

Cuestión más delicada es renunciar a la jubilación anticipada para solicitarla posteriormente.

Puede parecer conveniente una renuncia a la jubilación anticipada para solicitarla dos o tres meses después (por ejemplo) y conseguir un coeficiente reductor menor, es decir, una menor penalización sobre la pensión.

Pero en la fecha efectos de esa nueva solicitud sería necesario cumplir todos los requisitos, entre ellos, estar en situación de alta o asimilada, y si con la primera resolución de jubilación se dejó de trabajar, se extinguió el subsidio para mayores de 52 años, o el convenio especial, podría considerarse que el solicitante está en situación de no alta y se le podría denegar la segunda jubilación anticipada por incumplir ese requisito.

Esto no ocurre en caso de jubilación ordinaria, pues no es requisito obligatorio para causarla estar en situación de alta o asimilada.

Si se quiere retrotraer la jubilación a una fecha anterior a la primera resolución (y no posterior) no debería surgir este problema. El Real Decreto 453/2022 permite retrotraer la fecha de la jubilación un máximo de 3 meses a contar desde la solicitud.

Scroll al inicio