Jubilación forzosa

Jubilación forzosa 2023

La jubilación es voluntaria, no obligatoria, por tanto, el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) no obliga a nadie a jubilarse. De hecho, existen modalidades de jubilación demorada y compatible con el trabajo después de alcanzar los 65 años o la edad que corresponda a cada uno según el tiempo cotizado.

En este artículo vamos a explicar situaciones que, llegada cierta edad, pueden provocar situaciones indeseadas para el trabajador, principalmente un desempleo no retribuido, que lo aboquen a una jubilación forzosa: el despido por edad o la extinción de la prestación por desempleo o el subsidio para mayores de 52 años una vez cumplida la edad de jubilación correspondiente.

Los funcionarios pertenecientes a las Clases Pasivas también tienen la llamada «jubilación forzosa» llegada cierta edad: 65 ó 70 años.

No deben confundirse estas situaciones con la jubilación anticipada involuntaria, a la cual coloquialmente también se la conoce como «jubilación forzosa», pero no es tal, sino una jubilación anticipada basada en la extinción de una relación laboral por causas ajenas a la voluntad del trabajador. Se explica con todo detalle en este artículo que enlazo.

Publicidad: Si quieres saberlo todo sobre la jubilación, no te pierdas mi nuevo libro De cara a la jubilación: información actualizada y adaptada a las últimas reformas + consejos para que tu pensión sea la mejor posible. Click en la imagen para compararlo:

Despido por edad y en virtud de convenio colectivo

La jubilación es una opción voluntaria para el trabajador, siendo libre decisión del trabajador para jubilarse o seguir trabajando.

El empresario debería respetar esta decisión, sin embargo, en algunas ocasiones es posible que el convenio colectivo contemple la extinción de la relación laboral llegada cierta edad.

En estos casos, la mal llamada «jubilación forzosa» no es más que la cláusula de un convenio colectivo que, alcanzada cierta edad por el trabajador, permite al empresario extinguir la relación laboral con un trabajador, y aún en contra de la voluntad de aquel.

Normativa vigente sobre jubilación forzosa 2023

Es una cuestión que genera muchas dudas a nivel de calle, y no es para menos, porque en los últimos años ha sufrido muchos vaivenes normativos.

Estaban permitidas, en 2012 se prohibieron y consideraron nulas hasta 2019, cuando se volvieron a permitir y en la última reforma de 2022 se han regulado de nuevo, permitiéndose, pero con nuevos matices.

Veamos a continuación las normas aplicables en la actualidad:

Edad de jubilación forzosa general: 68 años

De acuerdo con la normativa actual, se permite que el convenio colectivo contemple la extinción de la relación laboral de un trabajador a los 68 años, siempre que haya generado derecho al 100% de la pensión por jubilación ordinaria (véase este artículo sobre el porcentaje según años cotizados).

Jubilación forzosa a los 65 años

También es posible que la edad para la extinción forzosa de la relación laboral se rebaje a los 65 años o la edad que corresponda jubilarse al trabajador, por razones de género, en favor de las mujeres, y siempre que se cumplan 3 requisitos:

  • Que la actividad económica esté incluida en un CNAE donde las mujeres supongan una tasa de ocupación inferior, al menos, en el 20%.
  • Que se contrate a una trabajadora indefinida y a tiempo completo.
  • Que el trabajador cuya relación laboral se extinga a esa edad haya generado derecho al 100% de su pensión.

Los convenios colectivos suscritos a partir de 1 de enero de 2022 deben expresar en estas cláusulas un objetivo coherente de política de empleo, encaminado al relevo generacional, es decir, la sustitución de trabajadores más viejos por trabajadores más jóvenes, con lo cual, es obligatoria la contratación de trabajadores, no es admisible la extinción gratuita de la relación laboral.

Extinción de la prestación o subsidio por desempleo

No son pocas las personas que estando desempleadas, cobrando el paro o el subsidio para mayores de 52 años, reciben una carta del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) o de la Agencia Española de Empleo (como se denominará al SEPE a partir de ahora) en la que se comunica la extinción de su prestación o subsidio por desempleo, indicándoles el plazo de 3 meses para solicitar la pensión de jubilación.

Resolución SEPE extinguiendo la prestación por desempleo (paro) por pasar a la jubilación
Resolución SEPE extinguiendo la prestación por desempleo (paro) por pasar a la jubilación

En ocasiones esta comunicación es correcta. En otras ocasiones no.

La prestación y el subsidio por desempleo se extinguen por cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación, no antes. Esta edad puede ser de 65 años o más, dependiendo del año de jubilación y el tiempo que se haya cotizado.

Por tanto, una extinción de la prestación o subsidio antes de esa edad es incorrecta (art. 272 y 279 de la Ley General de la Seguridad Social). Nadie puede ser obligado a solicitar una jubilación anticipada y soportar una penalización por ello.

Jubilación forzosa de los funcionarios

Los funcionarios pertenecientes a las Clases Pasivas están sometidos a la llamada jubilación forzosa, que se distingue de la voluntaria.

Conceptualmente hay que diferenciar:

  • Jubilación voluntaria a partir de los 60 años, si se acreditan 30 años cotizados, aunque es posible computar años en distintos regímenes de la Seguridad Social o en otros países con convenio bilateral o multilateral en materia de Seguridad Social.
  • Jubilación forzosa a partir de los 65, con contadas excepciones que pueden prolongarlo hasta los 70 años: Cuerpos Docentes Universitarios y los Magistrados, Jueces, Fiscales y Letrados de la Administración de Justicia y Registradores de la Propiedad ingresados antes de 1 de enero de 2015.