Convenio cuidadores cotización gratis

Convenio para cuidadores no profesionales 2023

Quienes tengan a un familiar dependiente y ejerzan su cuidado, pueden conseguir una cotización gratuita gracias al convenio para cuidadores no profesionales que en 2023 será entre 630 y 1.260 euros mensuales que ayudarán a mejorar su futura pensión de jubilación, incapacidad permanente, viudedad u orfandad.

Desde el año 2019 esta cotización corre a cargo del Estado y beneficia a los cuidadores no profesionales. En este artículo te explicamos todos los detalles, cómo solicitarlo y las posibilidades de mejorar esta cotización en algunos casos.

¿Quién puede ser cuidador no profesional?

Puede tener la condición de cuidador cualquier familiar hasta tercer grado de la persona dependiente: cónyuge, padres, hermanos, nietos, abuelos, tíos, sobrinos, bisabuelos o biznietos. Pueden ser familiares por consanguinidad, afinidad o adopción. Incluso pueden ser los cónyuges de los anteriores: yernos, nueras, cuñados, suegros, etc.

Además, en zonas despobladas o sin recursos suficientes que procuren la atención de personas con dependencia, puede ser cuidador no profesional cualquier vecino que haya residido al menos un año en el mismo municipio que la persona con dependencia.

Base de cotización y efectos de cara a futuras pensiones

La cotización del cuidador no profesional será la mínima vigente para el Régimen General de la Seguridad Social, que será tenida en cuenta a efectos de futuras pensiones de jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia

Este año 2023 la base de cotización mínima es de 1.260 euros mensuales cuando se cuida a personas con grado II ó III, esto es, dependencia severa o gran dependencia.

Y si la persona cuidada tiene un grado de dependencia moderado (grado I), se reduce la cotización al 50 %, es decir, 630 euros mensuales.

La cuota correspondiente, como se ha adelantado, va a cargo del Estado, la paga directamente el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO) a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS).

Solo en casos en que el interesado quiera mantener una cotización superior, debe pagar la diferencia de cuota que resulte. Por ejemplo, cuando interrumpe una actividad para ejercer de cuidador y quiere mantener una base de cotización igual que cuando trabajaba, siendo la misma superior a la mínima.

Convenio para cuidadores y trabajo a tiempo parcial

En algunos casos la persona cuidadora puede mantener un trabajo a tiempo parcial, incluso reducir su jornada para el cuidado de familiares.

En estos casos si la dedicación al cuidado no es completa se puede reducir la base de cotización del convenio hasta el 50%. 

En casos de reducción de jornada, la base de cotización del convenio sumada a la base de cotización reducida que se mantenga en el trabajo, no pueden sumar una cifra superior a la base de cotización que se tenía antes de la reducción de jornada (promedio de los últimos 12 meses).

¿Cómo solicitar el convenio para cuidadores no profesionales?

En primer lugar es necesario que la persona a quien va a cuidarse tenga reconocido un grado de dependencia y que el cuidador tenga reconocida tal condición en el Programa Individual de Atención (PIA) del servicio social del municipio que corresponda.

La solicitud se presentará ante la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Puede hacerse mediante sede electrónica. Únicamente deben acompañarse los DNI de la persona cuidada, del cuidador, y la resolución de la prestación económica de la dependencia.

Los efectos económicos del convenio se inician desde la citada resolución o en caso de presentarla superado el plazo de 90 días desde la misma, los efectos se inician en la fecha de solicitud.

Convenio para cuidadores no profesionales y subsidio para mayores de 52 años

Es frecuente que personas que ejercen el cuidado de familiares a su vez, cobren el subsidio para mayores de 52 años que también cotiza a efectos de jubilación, y se pregunte sin es posible compatibilizar ambos. Por el momento, la legislación no lo impide (solo se considera incompatible el convenio especial con la prestación contributiva, pero no con el subsidio).

El subsidio únicamente cotiza a efectos de jubilación. Sin embargo, el convenio especial para cuidadores cotiza a efectos de incapacidad permanente, viudedad, orfandad y pensión en favor de familiares.

En estos casos, es posible compatibilizar el subsidio para mayores de 52 años con el convenio especial. A efectos de jubilación se mantendrá la base del subsidio y a efectos de incapacidad, muerte y supervivencia, la base del convenio especial.

Situaciones incompatibles con el convenio para cuidadores

No pueden formalizar este convenio especial los cuidadores que desempeñen un trabajo a tiempo completo o esté de alta como autónomo.

Tampoco es compatible cuando el cuidador está cobrando la prestación por desempleo o cuando es pensionista por jubilación, incapacidad permanente, viudedad o favor de familiares y, además, tenga más de 65 años de edad.

Tampoco pueden suscribir este convenio especial las personas que, estando empleadas, han solicitado una excedencia para cuidado de familiares y están en los tres primeros años de esta, puesto se consideran cotizados sin necesidad de convenio especial.

Extinción del convenio especial para cuidadores no profesionales

El convenio se extingue por las siguientes causas:

  • El cuidador pasa a ser pensionista por jubilación, incapacidad permanente, o viudedad o favor de familiar cuando tenga más de 65 años.
  • Fallecimiento de la persona cuidada o del cuidador.
  • Por dejar de ejercer el cuidado.
  • Por dejar de reunir los requisitos exigibles para ser cuidador no profesional.