Situación asimilada alta Seguridad Social

Efectos de la situación asimilada al alta

En muchas ocasiones escuchamos o leemos la expresión «situación asimilada al alta». Es bastante frecuente porque generalmente supone un requisito para acceder a buen número de prestaciones y pensiones de la Seguridad Social. 

¿Qué significa estar en situación asimilada al alta en la Seguridad Social? Se trata de una situación en la que un trabajador o autónomo no está trabajando, porque su relación laboral o actividad profesional se han interrumpido temporal o definitivamente, pero se mantiene un vínculo con la Seguridad Social. 

Existe un listado de situaciones concretas que se consideran asimiladas al alta y que compartimos en este artículo. Se trata de situaciones que se consideran «protegidas» a efectos de prestaciones y pensiones de la Seguridad Social.

Situaciones asimiladas al alta en la Seguridad Social

Entre las distintas situaciones asimiladas al alta, la Seguridad Social cita las siguientes:

  • El desempleo, ya sea cobrando la prestación, el subsidio, o ninguna de ambas cosas, siempre que se mantenga la inscripción como demandante de empleo.
  • Alta en un convenio especial con la Tesorería General de la Seguridad Social.
  • Cotización de las vacaciones no disfrutadas tras un despido o extinción de contrato.
  • Descanso por maternidad o paternidad cuando se extinga la relación laboral y se continúe disfrutando de ese descanso.
  • Prorroga de la incapacidad temporal (baja médica) una vez agotada su duración máxima de 545 días, momento en el cual cesa la obligación de cotizar, pero se mantiene la situación asimilada al alta.
  • La excedencia forzosa por ejercicio de cargo público o cargo sindical.
  • Traslado al extranjero por una empresa.
  • Periodos de inactividad de los trabajadores fijos discontinuos.
  • Periodos de estancia en prisión.
  • Suspensión de contrato por víctimas de violencia de género que deban abandonar su domicilio.
  • Trabajadores afectados por el síndrome tóxico.
  • Días de interrupción de la actividad de artistas o profesionales taurinos.

Según los Juzgados y Tribunales esta lista no es exhaustiva y cabe el reconocimiento de situaciones distintas a las enumeradas, como asimiladas al alta. Según la jurisprudencia, deben interpretarse con flexibilidad las situaciones específicas e individualizadas.

Por ejemplo, podría reconocerse la situación asimilada al alta de una persona que no estaba en esa situación cuando inició una enfermedad que le impidió encontrar un empleo posteriormente.

¿Qué efectos tiene estar en situación asimilada al alta?

En muchas ocasiones es un requisito de obligado cumplimiento para acceder a prestaciones o pensiones de la Seguridad Social. Como norma general el art. 165.1 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) establece que para causar derecho (acceder) a las prestaciones y pensiones de la Seguridad Social será requisito estar de alta en un Régimen de la Seguridad o en situación asimilada a la de alta.

Una situación de «no alta» o baja en la Seguridad Social, podría impedir el acceso a algunas prestaciones o pensiones.

Por ejemplo, una incapacidad permanente total o una jubilación anticipada, pueden ser denegadas por incumplir quien las solicita, el requisito de estar en situación de alta o asimilada.

Pensiones que se pueden reconocer sin cumplir el requisito de alta o asimilada

La propia Ley General de la Seguridad Social establece excepciones según las cuales, las pensiones pueden reconocerse a personas que no estén en situación de alta o asimilada.

Por ejemplo, pueden reconocerse: