incapacidad permanente parcial ejemplos

Información y ejemplos de incapacidad permanente parcial

De los cuatro grados de incapacidad permanente que existen, la parcial es el de menor entidad, pero no por ello menos importante, puesto que es adecuado para aquellas personas que han padecido alguna pérdida funcional o limitación menos grave.

Se trata de personas que pueden continuar trabajando en su profesión, pero con algunas limitaciones, por ejemplo, casos de pérdida de visión, problemas articulares o músculoesqueléticos, pérdida funcional en la muñeca o el pie, o gonartrosis en la rodilla, por citar algunos ejemplos.

Trabajar con limitaciones no es lo mismo que trabajar sin ellas, por eso se reconoce a los afectados una indemnización equivalente a 24 mensualidades de su base de cotización.

En este artículo te ofrecemos información y ejemplos sobre la incapacidad permanente parcial.

Si necesitas contratar a un abogado laboralista especialista en incapacidad laboral, no dudes en escribirnos a través del buzón de consultas:

Requisitos para solicitar la incapacidad parcial

El solicitante de una incapacidad permanente parcial debe estar en situación de alta o asimilada al alta.

Igualmente debe contar con una cotización mínima:

  • 1800 días (5 años) cotizados en los últimos 10 años.
  • Si es menor de 21 años: la mitad del tiempo transcurrido entre los 16 años y el momento en el que surja la incapacidad.

Si la incapacidad deriva de accidente de trabajo o enfermedad profesional, no se precisa una cotización mínima).

Requisitos médicos

El primer requisito es que la dolencia padecida sea irreversible, es decir, que se hayan agotado sin éxito las posibilidades de tratamiento médico, pues en otro caso, no sería «permanente».

La limitación padecida debe provocar una disminución de la capacidad laboral del 33%, que no debe confundirse con el grado de discapacidad, cosa distinta.

Un grado del 33% de discapacidad no asegura la incapacidad permanente parcial, si no se demuestra que existe una minoración en la capacidad de trabajo, pues lo que se valora aquí es la aptitud y capacidad para trabajar, no las limitaciones en sentido genérico.

Ejemplos de incapacidad permanente parcial

Vamos a ver algunos ejemplos de incapacidad permanente parcial para entender mejor en qué casos se puede reconocer.

Problemas articulares

Ya sea por un uso excesivo de la articulación o por una lesión repentina, pueden darse afecciones articulares que limiten parcialmente al afectado para trabajar en las mismas condiciones.

Por ejemplo, la gonartrosis supone un desgaste del cartílago articular, que en algunas profesiones, puede provocar limitaciones, por ejemplo, la gonartrosis de rodilla en un conductor.

La lumbagia menos grave, en contraste con profesiones de exigencia física, como mecánico de taller o repartidor de butano.

Pérdida de visión

Se considera generalmente que la pérdida de visión completa en un ojo, conservando la del otro, supone una incapacidad permanente parcial, salvo que se trate una profesión para la que se precise una agudeza visual especial, en cuyo caso, podría reconocerse la incapacidad permanente total.

En cambio, cuando se trata de un empeoramiento de la vista, que puede solucionarse con intervención o con gafas o lentillas, no existe derecho a la incapacidad permanente parcial.

Indemnización por incapacidad parcial

Al tratarse de una invalidez parcial, el afectado puede continuar trabajando en su profesión habitual, con las adaptaciones que procedan según las limitaciones que se presenten.

Si bien, al tratarse de dolencias crónicas que disminuyen la incapacidad laboral, el trabajo no será tan sencillo como si no se tuviesen limitaciones. Por eso se abona una indemnización a quien las padece, pero no en forma de pensión, como ocurre en caso de incapacidad absoluta o parcial, sino en pago único.

Se abona una cantidad equivalente a 24 mensualidades de la base de cotización anterior al inicio de la baja médica (incapacidad temporal) de la cual deriva la incapacidad.

Por ejemplo, si se tiene una base de cotización de 1.800 euros mensuales (salario bruto más pagas), la indemnización por incapacidad parcial subirá a 43.200 euros.

Si quieres consultar a un abogado experto en incapacidad laboral, ponte en contacto a través del buzón de consultas.