Trabajos compatibles incapacidad total

Trabajos compatibles con una incapacidad total

Existen trabajos compatibles con la incapacidad total puesto que se trata de una invalidez para la profesión habitual. De hecho, esta incapacidad lleva asociada una pensión con importe reducido para incentivar que la persona incapacitada trabaje en otra profesión, cobre un salario y cotice, mientras cobra su pensión por incapacidad.

Una persona con una pensión por incapacidad total no puede ejercer su profesión habitual, pero sí otras profesiones u oficios, ya sean por cuenta ajena o por cuenta propia.

Únicamente es necesario seguir las cautelas que se explican a continuación para evitar ser sancionado por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Si quieres consultar a una abogado experto en incapacidad, escríbenos y te atenderemos ✉️

Respeta tus limitaciones

La incapacidad permanente total tiene un límite muy claro: no trabajar en la misma profesión u oficio, puesto que precisamente, cobras una pensión para no trabajar en esa profesión. ⛔

Tampoco es posible trabajar en profesiones con exigencias similares, que sean incompatibles con tus patologías o tus limitaciones. ⛔

Por ejemplo, si eres electricista y te han reconocido una incapacidad porque padeces una insuficiencia respiratoria, no podrás trabajar de albañil, porque pese a ser profesiones distintas, ambas requieren una exigencia física incompatible con la insuficiencia respiratoria.

Sin embargo, probablemente, con esa patología no tengas ningún inconveniente para trabajar en un puesto de mantenimiento, o de comercial. ✅

Trabajos compatibles con la incapacidad total

Por citar algunos ejemplos, se consideran compatibles este tipo de trabajos:

  • Un operario de una industria de la siderometalurgia que posteriormente trabaja en un restaurante de comida rápida. ✅
  • Un agente comercial con una psicopatología que posteriormente ejerce labores de conserje. ✅
  • Un peón de la industria cerámica con fibromialgia y discopatías que trabaja de conserje. ✅
  • Un transportista (camionero) que se queda sin carnet debido a una disnea en grado III que posteriormente trabaja como oficial de mantenimiento a media jornada. ✅

Trabajar como autónomo

También es posible trabajar por cuenta propia con una incapacidad permanente total, siempre que se observen y respeten las limitaciones médicas por las cuales se ha reconocido la incapacidad.

Comunícalo al INSS

Antes de iniciar la actividad o trabajo es obligatorio comunicarlo al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Debes indicar cuál es esa actividad que quieres realizar.

Puedes hacerlo por escrito, presentándolo en un registro o mediante la sede electrónica.

Evita sanciones o revisiones

No comunicar al Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) el inicio de una actividad compatible con la incapacidad total supone una infracción leve, que puede comportar la suspensión de la pensión durante una mensualidad.

Además, el INSS puede obligarte a devolver la pensión durante las mensualidades que suponga que has estado trabajando de forma incompatible.

Ejercer la actividad por cuenta propia o trabajo sin comunicarlo al INSS también puede comportar una revisión de la incapacidad si se sospecha que existe un error de diagnóstico o una curación o mejoría.

El trabajo es incompatible con el 20% adicional en la pensión

Las personas con una incapacidad permanente total y edad igual o superior a 55 años, pueden solicitar un incremento del 20% en su pensión de incapacidad, si acreditan que tienen dificultades de acceso a un trabajo compatible.

Este porcentaje adicional se reconoce en la mayor parte de los casos sin ninguna complicación.

Sin embargo, este 20% adicional es incompatible con el trabajo. Por tanto, si tienes una incapacidad total y encuentras un trabajo, no cobrarás ese porcentaje adicional del 20%, aunque probablemente el salario sea más beneficioso económicamente hablando.

Trabajar puede mejorar tu jubilación

Lógicamente, es compatible cobrar un salario (y cotizar) o percibir unos ingresos por una actividad por cuenta propia (y cotizar), mientras se cobra la pensión por incapacidad total (que no cotiza), siempre que ambas sean compatibles desde un punto de vista médico.

Esto, además de mejorar tu economía, puede mejorar tu futura jubilación.

La incapacidad permanente total no cotiza, por lo que si llegas a la edad de jubilación cobrando una incapacidad total sin haber trabajado durante muchos años, tu pensión de jubilación será la misma que estás cobrando.

Sin embargo, en caso de haber trabajado en otras profesiones u oficios, por las cuales sí que has cobrado un salario y cotizado en consecuencia, se recalculará tu pensión de jubilación y si es superior a la que cobras por incapacidad, pasarás a cobrar una nueva pensión.