quitar incapacidad permanente revisión

¿Cuándo te pueden quitar la incapacidad permanente?

Tanto la incapacidad total como la absoluta son revisables. De hecho, si se constata en una revisión que existe una mejoría o curación, te pueden quitar la incapacidad permanente o rebajar su grado.

No es algo que deba hacerse a la ligera, como lamentablemente a veces ocurre. Debe constatarse una mejoría suficiente (o curación) a raíz de la cual se pueda concluir por el INSS que una persona antes no podía realizar un trabajo, y ahora sí que puede.

En algunos casos, se revoca la incapacidad permanente sin que existan siquiera informes médicos posteriores al momento en que se reconoció. Si eso ocurre, es posible reclamar en el plazo de 30 días hábiles, para que se restituya.

Si quieres consultar o contratar a un abogado especialista en incapacidad permanente, puedes escribir a través del siguiente formulario:

Plazo para la revisión de la incapacidad por curación o mejoría

La resolución por la cual se reconoce la incapacidad permanente, debe indicar necesariamente el plazo a partir del cual, se puede instar su revisión por curación o mejoría (también por agravamiento).

Este plazo es vinculante para el propio Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) que no podrá revisar la incapacidad antes de cumplirse el plazo, salvo que exista un error de diagnóstico o que se ejerzan trabajos por la persona incapacitada.

Si el pensionista ejerce trabajos (por cuenta ajena o por cuenta propia) dispone el art. 200 de la Ley General de la Seguridad Social que podrá instarse la revisión aunque no se haya cumplido el plazo de revisión. De hecho, si estos trabajos exceden los límites de compatibilidad, puede suspenderse cautelarmente la pensión y realizarse esa revisión.

¿Ha mejorado tu capacidad laboral?

La incapacidad permanente no es una «discapacidad», es una «incapacidad laboral» (o invalidez laboral, como se dice coloquialmente), es decir, se refiere únicamente al trabajo.

Por tanto, debe establecerse una comparación entre las limitaciones anteriores (las que originaron la incapacidad que te reconocieron) y las actuales (las que han provocado la revisión).

Una leve mejoría o un alivio de los síntomas no es motivo suficiente para quitar una incapacidad permanente o rebajar su grado. Debe existir una mejoría o curación que lleve al INSS a concluir que actualmente puedes realizar un trabajo que antes no podías.

Además, esa mejoría o curación debe estar médicamente constatada, es decir, deben existir pruebas médicas que evidencien la mejoría.

¿Te han quitado la incapacidad?

Es posible que como consecuencia de esta revisión el INSS decida quitarte la incapacidad y darte de baja la pensión. También es posible que te hayan rebajado el grado de incapacidad.

En estos casos tiene 30 días hábiles para presentar una reclamación previa ante el propio INSS.

En caso de ser desestimada, (como suele ocurrir pues es el mismo INSS quien responde a esa reclamación) puedes presentar una demanda judicial en el plazo de 30 días hábiles ante el Juzgado de lo Social. Si te estiman esta demanda, conseguirás que te restituyan la incapacidad permanente.

Se trata de un proceso complejo, si quieres contratar a un abogado con experiencia, puedes escribir a través del siguiente formulario, revisaremos tu caso y si es viable, lo defenderemos.

¿Puedo volver a mi anterior trabajo?

Si te han quitado la incapacidad permanente, por una revisión anterior a los 2 años desde que te la reconocieron, puedes solicitar a tu empresa la reincorporación en tu puesto de trabajo.

De hecho, podrías presentar una demanda contra la empresa si se negasen a reincorporarte. El art. 48 del Estatuto de los Trabajadores estipula que, en caso de reconocimiento de una incapacidad permanente revisable, la relación laboral se suspende con reserva del puesto de trabajo durante los 2 primeros años. Luego se extingue.

Si la revisión que provoca la retirada de la incapacidad permanente es posterior a los 2 años contados desde su reconocimiento, la antigua relación laboral se extingue, y no se puede exigir el reingreso. Pero se puede solicitar al SEPE el subsidio por desempleo.

¿Suelen revisar por ejercer un trabajo compatible con la IP total?

La incapacidad permanente total es una invalidez laboral para la profesión habitual.

Quienes tienen reconocida una incapacidad total pueden realizar trabajos compatibles con sus dolencias, y a la vez, cobrar la pensión de incapacidad.

Realizar un trabajo por cuenta propia o ajena, mientras se cobra la pensión incapacidad total puede ocasionar una revisión por el INSS. Pero no es equivalente a que exista una curación o mejoría que justifique quitar la incapacidad permanente.

Algunas dolencias son incompatibles con las exigencias de una profesión pero compatibles con otra profesión u oficio. En esos casos, ejercer un trabajo compatible no supone que te puedan quitar la incapacidad permanente.

Cuestión distinta es que se inicie un trabajo cuyas características sean incompatibles con la dolencia que se padece. En ese caso, el INSS sí que puede suspender la pensión y revisar al trabajador para comprobar si existe o no una curación o mejoría que pueda suponer la retirada de la incapacidad.